Stuttgard.- Porsche presenta la nueva generación del 911 Turbo S con una potencia, dinámica de conducción y comodidad sin precedentes. El nuevo tope de gama de la línea 911 se lanza como Coupé y Cabriolet, ambos propulsados por un nuevo motor boxer de 3.8 litros con dos turbocompresores VTG de geometría variable, que entregan una potencia de 650 caballos (478 kW), 51 kW (70 HP) más que su predecesor.

Las dimensiones del 911 Turbo S se han incrementado significativamente en línea con la dinámica de conducción mejorada: la carrocería ahora es 45 milímetros más ancha en el eje delantero (1,840 mm), y el ancho total es 1,900 mm en el eje trasero (un aumento de 20 mm). El ancho de vía modificado, la aerodinámica desarrollada aún más y los nuevos neumáticos de tamaño mixto contribuyen a su agilidad y deportividad: la vía ahora es 42 mm más ancha en el eje delantero y 10 mm más anchas en el eje trasero.

El motor completamente nuevo del 911 Turbo S se basa en la generación actual del 911 Carrera. Cuenta con un sistema de enfriamiento de aire de carga completamente rediseñado; Nuevos turbocompresores VTG más grandes de geometría variable con disposición simétrica y válvulas de descarga ajustables eléctricamente, así como el uso de inyectores piezo-eléctricos,de seis cilindros es aspirado por un nuevo sistema de admisión (manifold). En este caso, la ruta anterior del aire de proceso y el enfriamiento del aire de descarga se cambió: parte del aire del proceso ahora fluye a través de las entradas de aire Turbo características en las secciones laterales traseras.

El diseño armonioso, que equilibra perfectamente el placer de conducir, el dinamismo y la deportividad, es ideal para el uso diario y la pista de carreras. El salto en el rendimiento de esta nueva generación es particularmente notable en la aceleración de cero a 200 km/h: con una marca de 8.9 segundos, el nuevo 911 Turbo S es un segundo más rápido que su predecesor. Gracias a la tracción integral mejorada Porsche Traction Management (PTM), la caja de transferencia puede distribuir significativamente más torque, con hasta 500 Nm transferidos a las ruedas delanteras. La nueva generación del chasis PASM estándar también es aún más deportiva.