Jaguar I-PACE Global Drive, Portugal, 2018

Whitley, Reino Unido.- Jaguar Land Rover está probando un innovador proceso de reciclaje que convierte los desechos plásticos en un nuevo material de primera calidad que podría aparecer en futuros vehículos.

Se estima que la cantidad de residuos plásticos superará los 12 millones de
toneladas en todo el mundo para 2050 *. Hoy en día, no todo este plástico puede
reciclarse para su uso en aplicaciones automotrices, especialmente en piezas de
vehículos que deben cumplir con los estándares de seguridad y calidad más
exigentes.
En colaboración con la compañía química BASF, Jaguar Land Rover es parte de un
proyecto piloto llamado ChemCycling que recicla el plástico de los desechos
domésticos, destinados a vertederos o incineradores, en un nuevo material de alta
calidad.
El plástico residual se transforma en aceite de pirólisis mediante un proceso
termoquímico. Esta materia prima derivada se utiliza en la cadena de producción de
BASF como reemplazo de los recursos fósiles; finalmente, produce un nuevo grado
premium que reproduce la alta calidad y el rendimiento de los plásticos “vírgenes”.
Es importante destacar que puede ser templado y coloreado, lo que lo convierte en
la solución sustentable ideal para diseñar los tableros de instrumentos y las
superficies exteriores de próxima generación en los modelos Jaguar y Land Rover.

Jaguar Land Rover y BASF están probando actualmente la fase piloto del material
en la interfaz sobremoldeadada de un prototipo Jaguar I-PACE para verificar que
cumpla con los mismos estrictos requisitos de seguridad que la pieza original
existente.