Honda evaluó los casos de uso del Vehículo de Trabajo Autónomo en tres entornos diferentes: una empresa de operaciones solares a gran escala en Carolina del Norte, una división de extinción de incendios forestales en Colorado y una escuela de ciencias ambientales y agrícolas en California.

En el escenario de pruebas del mundo real, en Carolina del Norte, Honda equipó una cortadora de remolque para el Vehículo de Trabajo Autónomo que le permite eliminar las malezas alrededor de los paneles solares de manera eficiente y segura. Con su capacidad autónoma, el vehículo proporcionó a la compañía de operaciones solares una solución más consistente y rápida para gestionar su vegetación.