Esteban Guerrieri dio todo por el Campeonato Mundial de Turismos (WTCR), pero al final el título se lo llevó Norbert Michelisz, quien se declaró vencedor de la temporada este domingo en el circuito internacional de Sepang.

Después de dos primeras pruebas en la jornada con una victoria y una cuarta posición, la última carrera del año se presentaba con grandes posibilidades de ganar para Guerrieri, al volante del Honda Civic Type R TCR del equipo Münnich Motorsport. A tan sólo diez puntos de Michelisz, líder del campeonato, el argentino batalló para coronarse campeón contra todo pronóstico. Sin embargo, un problema técnico a la mitad de la carrera dificultó la posibilidad de llegar al final en primera posición. El título del campeonato fue para Michelisz (370 puntos), dejando a Guerrieri en el segundo puesto con 349 puntos, seguido del francés Yvan Müller (Lynk & Co, 329).

La jornada comenzó con altas dosis de adrenalina. La primera carrera redujo significativamente la lista de candidatos al título. El sueco Thed Björk (Lynk & Co) terminó tercero, quedando fuera de la batalla por el campeonato; mientras que Michelisz, Guerrieri y Müller seguían en competencia. La segunda carrera, bloqueada por la bandera roja durante casi una hora, dejó sin posibilidades al francés y dio a Guerrieri un triunfo indiscutido y una gran expectativa para la lucha final por el título.

A pesar de los esfuerzos, la tercera carrera se volvió más difícil; con Michelisz liderando y Guerrieri siguiéndole de cerca. La primera vuelta y media fue de locos; el argentino apostó por todo y se puso al frente, con el húngaro cayendo hasta cuarto lugar. El título pasó repetidamente de unas manos a otras, con participación del vasco Mikel Azcona, que se metió en la lucha por el primer lugar.

En la quinta vuelta, sin embargo, Azcona, queriendo pasarle, golpeó el Honda del argentino, que se salió de la pista. Pocos minutos después, cedió la punta del automóvil y Guerrieri cayó hasta salirse de las posiciones puntuables. Michelisz, por su parte, mantuvo el quinto lugar y se llevó su primer título en el Mundial de Turismos.

Guerrieri terminó subcampeón gracias al mejor resultado de su carrera en la tabla de puntos. Se trató de un fin de temporada reñido, pero en el que se hace especialmente necesario recordar su fantástico trabajo a lo largo de la temporada junto a Néstor Girolami y el equipo Münnich Motorsport, que tras siete triunfos ha quedado tercero en el Campeonato de Equipos.

Por su parte, Joao Paulo de Oliveira, que corría con un Honda como piloto invitado de KCMG, hizo un increíble debut, recortando desde la posición trece en la carrera inaugural hasta quedar en quinta posición. Fue el mejor fin de carrera de un piloto invitado de la temporada, un logro que vino acompañado por la vuelta más rápida de la jornada, atribuida a los Civic Type R TCRs en las tres carreras.