Ciudad de México, un GP muy singular.

El equipo de carrera de la Scuderia Ferrari voló por charter desde Austin a la Ciudad de México el lunes por la mañana. El tiempo de vuelo es de poco más de dos horas, pero es suficiente para un cambio completo de horizonte, desde las llanuras de Texas hasta una megalópolis que, vista desde un avión, parece extenderse hasta donde alcanza la vista, con un tráfico demoledor. Policías de guardia en cada esquina. La ciudad está rodeada de montañas, pero no es evidente de inmediato, especialmente cuando el sol está cayendo, que está a una altitud de más de 2200 metros sobre el nivel del mar. Eso es un total de dos kilómetros más alto que Austin.