DETROIT.- En 1935, el mundo enfrentaba constantes cambios debido a los efectos de la Gran Depresión. Entre todo esto, los estadounidenses encontraron la manera de alcanzar nuevos estándares de innovación y logros. Las películas a color se estrenaron por primera vez, se rompieron récords de home runs en el beisbol y el último concreto fue colado en la Presa Hoover, la más grande del mundo en ese momento. Ese mismo año, Chevrolet presentó Suburban en Estados Unidos. 

Aún en producción y, con ocho décadas y media desde su lanzamiento, Suburban se ha ganado el título del nombre del modelo más antiguo de la industria. De hecho, Suburban es el primer vehículo en alcanzar 85 años de producción ininterrumpida. 

“Mientras que el mundo ha cambiado significativamente, Suburban es tan relevante hoy como lo fue en 1935. Creó el segmento de los vehículos utilitarios– que ofrecen una combinación de comodidad y capacidad de carga al pasajero, sin precedentes”, dijo Paul Edwards, Vicepresidente de Mercadotecnia de Chevrolet. “Eso ha logrado que Suburban tenga la confianza de muchas personas – desde familias hasta la policía, e incluso un papel protagónico en la cultura pop”. 

“El nombre Suburban es tan ampliamente reconocido que en varios momentos de la historia fue utilizado por algunos fabricantes de vehículos”, dijo Leslie Kendall, Conservadora en el Museo Automotriz Petersen. “Pero Chevrolet Suburban, referencia en las SUV’s modernas, ha resistido la prueba del tiempo. Desde viajes familiares hasta protección de altos dignatarios, para televisión y cine, así como muchos otros géneros; Suburban se ha convertido en los últimos 85 años en un elemento de la cultura americana”. 

A través de los años, Chevrolet Suburban ha consolidado su lugar en muchos corazones. Como parte de la familia, guardaespaldas confiable, miembro de las fuerzas armadas, asistente en primeros auxilios e incluso una estrella de cine, la SUV original ha construido un impresionante e inigualable legado digno de celebración. 

La Chevrolet Suburban original de 1935 tenía una capacidad para ocho pasajeros, y gracias a los asientos removibles proporcionaba una gran área de carga de 3,259L cuando se plegaban los asientos de la segunda fila y se quitaban los de la tercera. Estaba impulsada por un motor de 6 cilindros en línea que producía 60 caballos de fuerza. 

Chevrolet Suburban 2020 tiene capacidad para nueve pasajeros y ofrece hasta 3,446L de espacio máximo de carga cuando los asientos de la segunda y tercera fila son abatidos. En Estados Unidos, el motor de Suburban es de 6.2L V-8 y produce 420 caballos de fuerza, siete veces la potencia del modelo 1935. 

85 años de innovación 

A inicios de los años treinta, la mayoría de las manufactureras ofrecieron vagonetas basadas en automóviles para uso profesional. La mayoría de estos vehículos fueron hechos con laterales de madera 

y tapas de lona; y aunque eran versátiles, sus plataformas basadas en automóviles y cuerpos propensos a daños no eran adecuados para el uso comercial continuo. 

Estaba claro que los clientes necesitaban algo más, Chevrolet comenzó a probar una carrocería hecha completamente de acero y montada en un chasis comercial a mediados de la década de los treinta. Esta investigación y desarrollo dio como resultado el lanzamiento de Suburban Carryall en 1935 – la primera camioneta de su tipo para uso pesado basada en un camión. 

El chasis de Suburban de uso pesado, se vio cada vez más favorecido por los clientes comerciales. En los años de crecimiento posteriores a la Segunda Guerra Mundial, su popularidad aumentó constantemente entre los clientes privados que apreciaban sus capacidades sin limitaciones y utilidad confiable. 

Chevrolet Suburban alcanzó fama popular a principios de la década de los noventa como parte del auge de las SUV. Si bien muchos clientes de Suburban eran nuevos, tenía ya una legión de propietarios formada a través de los años. Desde transportar jugadores de las pequeñas ligas y sus equipos, hasta jalar un remolque de caballos en el rancho o transportar grupos de trabajadores, Suburban se convirtió en un accesorio de la cultura americana.